Meine Homepage

A la hora de comer

Si nos dejamos llevar por el hambre, el cuerpo nos dirá claramente que es lo  que quiere, como lo quiere y además cuánta cantidad quiere.  Para usar la comida a nuestro favor es importante que tengamos contacto cada  vez más cercano con nuestro cuerpo y cada vez menos con nuestra mente a la  hora de comer.  Una vez que hayas descubierto y entendido lo que es tener y sentir hambre, es  importante repetir que deberás comer entonces sólo cuando tu cuerpo te diga  que tiene hambre y en ese momento le preguntarás a tu cuerpo qué es lo que  desea comer.

Muchas veces y sobre todo al principio no entenderemos las señales que nos envía nuestro cuerpo lo cual no significa que no sean válidas.  Es necesario también entender que incluso nuestro cuerpo nos podría llegar a  pedir alimentos que conocemos como nocivos para nuestra salud.  Anímate a hacerle preguntas a cada uno de tus órganos que componen el sis-  tema digestivo, hazlo como un juego, en donde el objetivo es entender que  nutrientes son los que estos necesitan. Atrévete a preguntarle a tu estómago  que clase de comida quiere, y así con cada uno de los órganos que componen  tu sistema digestivo (intestinos, ano, recto, páncreas, vesícula, hígado, boca,  estómago, faringe, glándula salivar, esófago, lengua, dientes, encías). Si al  consultar al estómago por ejemplo no tienes una respuesta clara, consulta a  otro órgano, pero siempre confía más en los órganos de tu cuerpo que en tu  mente. Cualquiera de ellos te dirán con más precisión lo que realmente tu  necesitas. 
 
Confía en lo que tú quieres no en lo que los demás te dicen que debes comer. 
 
Por ejemplo, los expertos de la salud y nutrición están de acuerdo que consumir vegetales es muy bueno para la salud. Yo estoy de acuerdo con esa afir-  mación, pero no podemos generalizar, porque hay ocasiones en que los vege-  tales pueden llegar a ser mortales para algunos individuos.  Hay personas que terminan en el hospital por diverticulitis porque creyeron  que debían consumir mucho vegetal, sin entender que los vegetales además de  la fibra digerible contienen también fibra no digerible, que en grandes cantidades puede ser nocivo para los intestinos.  Así mismo, hay personas que no toleran tanta fibra porque hay sistemas digestivos que genéticamente son más lentos que otros y la fibra los pone aún más  lento, lo que produce una sensación de falta de energía y pesadez provocada  justamente por el alimento mundialmente conocido como el mejor para la  salud. 
 
Cada persona es distinta a otra y por eso debes confiar en ti y en tu cuerpo  más que en nadie. Cada cuerpo tiene sus debilidades y fortalezas, algunos  tienen genéticamente propensión a ser más débiles o más fuertes en un  órgano del cuerpo u otro y el alimento que puede ser curativo en una región o  país puede ser bastante nocivo en otro sitio. En mi práctica cada individuo es  diferente y los alimentos que sugiero son diferentes para cada persona.